20/2/20

ALADAGLAR 4º PARTE: QUE HACÍAMOS CUANDO NO ESCALÁBAMOS

       

    Versió en català: http://laliquim.blogspot.com

        Ya de por sí  Aladaglar es un rincon aislado , perdido y muy rural en el centro de Turquía  y a parte de subirse por la montañasl pocoa cosa más hay por hacer. 

    Aún así , Capadocia no queda tan lejos, 70 km y decidimos ir a pasar allí el día.

    Pero antes de llegar a Capadocia paramos a visiatar el Monasterio de Gümsler. Una construcción de reducidas dimensiones pero curiosa e intersante. Un monasterio bizantino con laberínticos aposentos y pasillos excavado en la piedra. Y unos frescos que se conservan en muy buen estado. Való la pena este alto en el camino.















Haciendo kilómetros...


  

     Y cuando llegamos a la región de la  Capadocia,  qué batacazo! Cómo ha cambiado ! Ya hace años  habíamos estado y nos pareció un lugar muy mágico especial. Las chimeneas de roca, las casas dentro de la roca…Todo era muy único.

        Y continúa igual de  espectacular y precioso,  pero muy, muy masificado explotado y manipulado. Ha perdido todo su encanto. Mires donde mires hay buses, grupos de gente, quads posándose por todas partes a todo trapo sin respetar nada…Nos invadió una gran pena de poder comprobar como nos cargamos el mundo y todo el que la naturaleza nos regala. No creo que  volvemos, a pesar de todo,  por quien no  haya estado, prescindiendo un poco de todo el montaje y masificación  que hay a su alrededor, es un lugar que merece la pena visitar. Aquí dejo el enlace en las entradas que hice la primera vez que  estuvimos http://laliquim.blogspot.com/2010/05/capadocia-1.html
http://laliquim.blogspot.com/2010/05/capadocia-2.html

Como que la primera visita que hicimos a Capadocia fuimos a la ciudad subterránea de Derinkuyu y nos pareció espectacular y interesantíssima esta vez visitamos la ciudad subterránea de Kaymakly, y qué “agobio”!  Aquello es una maquina de hacer dinero y no tienen ningún tipo de miramiento  al  meter gente y más gente por las cavernas. Sería un lugar precioso y una visita muy inereesant  puesto que   pudimos bajar 3 o 4 plantas abajo, pero lo han petdo  de gente y llega a ser claustrofóbico. Pronto lo tenemos visto, es una lástima. Puesto que este laberinto de  habitáculos y aposentos  excavados a la roca es muy peculiar.


Un pequeño momento que nos alejamos de la multitut...

En el mismo pueblo encontramos un buen lugar para comer "pide"




 

Vamos tirando kilómetros pasando grandes campos de calabazas , hay una pareja de abuelos que extraen las pipas . Nos paramos, el hombre habla francés y nos explica que de estas calabazas solo aprovechan las pipas. Y el resto para alimentar al ganado. Estamos un  buen rato con ellos , son encantadores.

 Bonita estampa del campo de calabazas

Charlando con la pareja  de abuelos que extraían las pipas de calabaza


    Pasando por el pueblo de Mustafa , hay una familia hirviendo un líquido en unas grandes ollas. También paramos, pudimos comprobar que siempre eramo bienvenidos y no les importaba darnos conversación.
 El chico “chapurrea” inglés, y nos explica elaboran un tipo de zumo de uva con azúcar , ente aclara que no se vino que puesto que son musulmanes.   Nos lo dejan probar , una bebida dulcísima.
 Estos son momentos que siempre recuerdas, la gente , el trato humano y cuando hay buena sintonía entre las personas.

En esta imagen la señora filtra el líquido con un pañuelo 

     Y llegamos a Guruk, se acabado la tranquilidad, qué caos! Conseguimos un mapa y hacia Goreme. Recordábamos un pueblo pequeño y tranquilo, y no, ahora se ha convertido en una población con una grandiosa oferta hotelera y turística. Pasamos por el “Museo al aire libre” está a estallar de gente, no entramos Vayamos a cercar con el coche. Vall de las hadas , el Valle Blanca Realmente es un paisaje único y espectacular.


Increibles vistas del  Valle Blanco




Otra visita que nos pareció interesante fue la ciudad de Adana. estuvimos un día antes de coger el vuelo de vuelta . Llegamos a Adana por la mañana, esta vez volvimos por la autorpisata. Fuimos directametn al Ibis donde haríamos noche.(26€ una habitación doble). Dejamos las mochilas y a cercar. Además de saborear sus famosos kebabs, hacer una agradable y larga paseada para ver esta bonita ciudad. Pasamos el Puente  de Piedra, que nos ofreció unas vistas preciosas de la mezquita. Visitamos la Mezquita, un edificio impresionante e imponente como la mayoría de construcciones religiosas.

 La mezquita de Adana

     Justo detrás la mezquita encontramos un bar muy familiar donde pudimos saborear los famosos kebabs de Adana. Buenísimo y baratísimo.


  Siguiente parada a la Mezquita Antigua , mucho más austera y sencilla que la grande.




Llegamos a  la Torre del Reloj y nos adentramos en el Bazar. Un mercado espectacular donde cada calle se concentran tiendas del mismo tipo. Una calle con tiendas de ropa, otro con madera, uno de armerías, el otro de joyerías…Todo muy auténtico y pintoresco
.



 
      Acabamos el día al Downtown, el centro lleno de tiendas y gente arriba y abajo.  Para cenar nos habían recomendado “Bibicier” pero al llegar no nos convenció. Era muy grande y muy turístico,un lugar de aquellos que parece demasiado “guapo” .
    Justo delante hay un pequeño local que hacen pides  para llevar y hay cuatro mesas , allá nos quedamos y pasamos un buen rato haciéndonos entender y riendo con la familia y los chavales del bar. 
    Y así acabamos este viaje, con un gran  puñado de buenos recuerdos, por los paisajes, las montañas y la gente que siempre ha sido muy encantadora y amable.


Cap comentari:

Publica un comentari